Guía sobre la prestación por cese de actividad en autónomos

paro autonomos

Guía sobre la prestación por cese de actividad en autónomos

El mundo laboral de los autónomos es desafiante y dinámico, repleto de oportunidades, pero también de incertidumbres. Una de las grandes preocupaciones de este colectivo es la falta de una red de seguridad sólida en caso de que su actividad económica se vea interrumpida. Aquí es donde entra en juego la prestación por cese de actividad, una ayuda económica fundamental que garantiza un mínimo de estabilidad financiera cuando los ingresos desaparecen de manera imprevista.

En España, el régimen de autónomos ha ido evolucionando para ofrecer mayores garantías y protecciones, entre ellas, la prestación por cese de actividad. Este recurso es esencial para asegurar que los autónomos tienen paro, es decir, tienen derecho a una prestación que les permita subsistir en los momentos en que su actividad se detiene.

Este artículo pretende ser una guía completa y práctica para todos los autónomos que deseen entender cómo funciona la prestación por cese de actividad, cuáles son los requisitos para acceder a ella, y cómo gestionarla adecuadamente.

En las próximas secciones, desglosaremos toda la información necesaria para que cualquier autónomo pueda acceder y gestionar esta prestación con confianza y seguridad. Si tienes dudas adicionales o necesitas asesoramiento personalizado, en Arias Assessors estamos aquí para ayudarte a asegurar tu tranquilidad económica y profesional. ¡Sigue leyendo para descubrir todo lo que necesitas saber sobre la prestación por cese de actividad!

 

¿Qué es la prestación por cese de actividad?

Definición y concepto básico

La prestación por cese de actividad es un derecho reconocido a los trabajadores autónomos en España, similar al desempleo para los empleados por cuenta ajena. Esta prestación consiste en una ayuda económica que se otorga a los autónomos cuando se ven obligados a cesar su actividad profesional por motivos justificados. Su propósito es proporcionar una red de seguridad financiera durante el periodo en que el autónomo no puede generar ingresos debido a la interrupción de su actividad.

Para poder acceder a esta prestación, los autónomos deben cumplir una serie de requisitos, como haber cotizado por cese de actividad durante un periodo mínimo, estar al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social y demostrar que la causa del cese de actividad está justificada según la normativa vigente.

 

Diferencias con otras prestaciones por desempleo

Aunque la prestación por cese de actividad para autónomos y el desempleo para trabajadores por cuenta ajena comparten el objetivo de ofrecer apoyo económico durante la falta de ingresos, presentan diferencias significativas en cuanto a su acceso, requisitos y características:

  1. Requisitos de cotización:
    • Autónomos: Para acceder a la prestación por cese de actividad, los autónomos deben haber cotizado específicamente por esta contingencia durante un periodo mínimo, generalmente de 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese.
    • Trabajadores por cuenta ajena: Los empleados deben haber trabajado y cotizado un mínimo de 360 días dentro de los últimos seis años para tener derecho a la prestación por desempleo.
  2. Motivos del cese:
    • Autónomos: Deben justificar que el cese de actividad se debe a motivos económicos, técnicos, productivos, organizativos, fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, divorcio o causas similares. Estos motivos deben ser acreditados con la documentación correspondiente. Importante recalcar respecto a los motivos económicos que según la nueva reforma deben acreditarse unas pérdidas acumuladas en un año de un 10% respecto a la comparativa con el año anterior.
    • Trabajadores por cuenta ajena: Pueden acceder al desempleo si han sido despedidos, si su contrato ha finalizado o si han solicitado una baja voluntaria justificada, entre otros motivos.
  3. Duración de la prestación:
    • Autónomos: La duración de la prestación por cese de actividad varía en función del periodo de cotización previo, con un mínimo de cuatro meses y un máximo de 24 meses.
    • Trabajadores por cuenta ajena: La duración del desempleo también depende del tiempo cotizado, pudiendo extenderse hasta un máximo de 24 meses.
  4. Cuantía de la prestación:
    • Autónomos: La cuantía se calcula en función de la base reguladora, que suele ser el promedio de las bases de cotización de los últimos 12 meses anteriores al cese.
    • Trabajadores por cuenta ajena: La cuantía del desempleo se basa en el promedio de las bases de cotización de los últimos 180 días trabajados.
  5. Compatibilidad con otras actividades:
    • Autónomos: En algunos casos, la prestación por cese de actividad puede ser compatible con el inicio de una nueva actividad por cuenta propia, siempre que se cumplan ciertos requisitos y límites.
    • Trabajadores por cuenta ajena: El desempleo generalmente no es compatible con el inicio de una actividad por cuenta propia, aunque existen excepciones y programas de compatibilidad.

 

Requisitos para acceder a la prestación por cese de actividad

Acceder a la prestación por cese de actividad es fundamental para los autónomos que necesitan un apoyo financiero en momentos de dificultad. Para ello, deben cumplir con ciertos requisitos y presentar la documentación adecuada. A continuación, se detallan los requisitos generales y la documentación necesaria.

 

Requisitos generales que deben cumplir los autónomos

Para acceder a la prestación por cese de actividad, los autónomos deben cumplir con los siguientes requisitos:

  1. Estar afiliado y en alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA): Es fundamental estar registrado y al corriente de las obligaciones con la Seguridad Social en el momento de solicitar la prestación.
  2. Haber cotizado por cese de actividad: Los autónomos deben haber cotizado específicamente para la contingencia de cese de actividad durante un periodo mínimo. Esto se puede realizar de forma obligatoria o voluntaria, dependiendo de la situación del autónomo.
  3. Estar al corriente de pago: Es necesario estar al día con las cuotas de la Seguridad Social. Si hay deudas, el autónomo debe regularizarlas en un plazo de 30 días naturales desde la fecha del cese.
  4. Acreditar el cese de actividad: Se debe demostrar que la actividad se ha interrumpido por causas económicas, técnicas, productivas, organizativas, fuerza mayor, pérdida de licencia administrativa, violencia de género, divorcio, o causas similares.
  5. Inscribirse como demandante de empleo: El autónomo debe inscribirse en el servicio público de empleo correspondiente y mantener dicha inscripción durante todo el periodo de percepción de la prestación.

Debe quedar claro que no se concederá prestación por desempleo a trabajadores autónomos en casos de baja voluntaria y/o cese de actividades que no puedan acreditar un motivo justificado, que haya llevado a ese autónomo a verse obligado a finalizar la actividad, bien sea por pérdidas económicas, cancelación de los servicios y trabajos contratados u otros motivos de fuerza mayor.

 

Documentación necesaria para solicitar la prestación

La documentación requerida para solicitar la prestación por cese de actividad incluye:

  1. Formulario de solicitud: Completado y firmado.
  2. Documento acreditativo del cese de actividad: Dependiendo de la causa del cese, este puede incluir:
    • Justificación económica (pérdida de ingresos, reducción de facturación).
    • Certificación de pérdida de licencia administrativa.
    • Documentación judicial en caso de divorcio o violencia de género.
    • Certificados de la administración en casos de fuerza mayor.
  3. Certificado de estar al corriente de pago: Emitido por la Tesorería General de la Seguridad Social.
  4. Declaración de la renta y pagos fraccionados del IRPF: Para verificar los ingresos y la actividad económica.
  5. Certificado de cese de actividad: Emitido por el organismo correspondiente en caso de actividades reguladas.
  6. Otros documentos específicos: Según la situación particular del autónomo y el motivo del cese.

 

Cálculo de la prestación por cese de actividad

El cálculo de la prestación por cese de actividad para autónomos es un aspecto crucial que determina el apoyo financiero que recibirán durante el periodo de cese. A continuación, se explica cómo se calcula la cuantía de la prestación, los factores que influyen en dicho cálculo y se proporcionan ejemplos prácticos para una mejor comprensión.

 

Cómo se calcula la cuantía de la prestación

La cuantía de la prestación por cese de actividad se calcula en función de la base reguladora del autónomo. La base reguladora es el promedio de las bases de cotización de los últimos 12 meses continuados e inmediatamente anteriores al cese de la actividad.

La prestación mensual corresponde al 70% de esta base reguladora. Si el autónomo ha cotizado por la base mínima, la cuantía será menor en comparación con quienes hayan cotizado por una base más alta.

Factores que influyen en el cálculo

Varios factores influyen en el cálculo de la prestación por cese de actividad:

  1. Base de cotización: La base de cotización elegida por el autónomo durante los 12 meses anteriores al cese es fundamental. Una base más alta resultará en una prestación más elevada.
  2. Duración de la cotización: Para acceder a la prestación, es necesario haber cotizado un mínimo de 12 meses. La duración de la prestación varía según el tiempo de cotización acumulado, como se explicó anteriormente.
  3. Periodo de cotización: La cuantía se calcula sobre el promedio de las bases de cotización de los últimos 12 meses inmediatamente anteriores al cese.
  4. Situación familiar: En algunos casos, la situación familiar del autónomo (como tener hijos a cargo) puede influir en la cuantía final de la prestación.

Ejemplos prácticos de cálculo

Para ilustrar mejor cómo se calcula la prestación, a continuación, se presentan dos ejemplos prácticos:

Ejemplo 1: Autónomo con base de cotización mínima

  • Base de cotización mínima: 960,60 € (año 2024)
  • Base reguladora (promedio de los últimos 12 meses): 960,60 €
  • Cuantía de la prestación (70% de la base reguladora): 960,60 € x 70% = 672,42 €

En este caso, el autónomo recibiría una prestación mensual de 672,42 €.

Ejemplo 2: Autónomo con base de cotización más alta

  • Base de cotización mensual: 2.000 €
  • Base reguladora (promedio de los últimos 12 meses): 2.000 €
  • Cuantía de la prestación (70% de la base reguladora): 2.000 € x 70% = 1.400 €

En este caso, el autónomo recibiría una prestación mensual de 1.400 €.

Es importante tener en cuenta que existen topes máximos y mínimos para la cuantía de la prestación, dependiendo de la situación familiar del autónomo:

  • Cuantía mínima:
    • Sin hijos: 80% del IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples)
    • Con hijos: 107% del IPREM
  • Cuantía máxima:
    • Sin hijos: 175% del IPREM
    • Con un hijo: 200% del IPREM
    • Con dos o más hijos: 225% del IPREM

El IPREM para 2024 es de 600 € mensuales, por lo que se aplicarían los porcentajes correspondientes para determinar los límites.

Estos ejemplos y factores proporcionan una visión clara de cómo se calcula la prestación por cese de actividad y qué aspectos deben considerarse para estimar correctamente el apoyo financiero que se recibirá en caso de cesar la actividad. Si necesitas un cálculo más preciso o tienes dudas sobre tu situación particular, en Arias Assessors estamos a tu disposición para brindarte el asesoramiento necesario y ayudarte a gestionar tus derechos de manera óptima.

 

Duración y extensión de la prestación

La duración de la prestación por cese de actividad es un aspecto fundamental a tener en cuenta para los autónomos que necesitan apoyo financiero durante periodos de inactividad laboral. A continuación, se detalla la duración estándar de la prestación y las posibilidades de prórroga, así como las condiciones para su extensión.

Duración estándar de la prestación por cese de actividad

La duración estándar de la prestación por cese de actividad varía según el periodo de cotización acumulado por el autónomo. En general, se establece un periodo máximo de percepción de la prestación, que puede variar de 4 a 24 meses, dependiendo del tiempo cotizado. A continuación, se detalla la duración estándar de la prestación según el periodo de cotización:

  • De 12 a 17 meses cotizados: 4 meses de prestación.
  • De 18 a 23 meses cotizados: 6 meses de prestación.
  • De 24 a 29 meses cotizados: 8 meses de prestación.
  • De 30 a 35 meses cotizados: 10 meses de prestación.
  • De 36 a 42 meses cotizados: 12 meses de prestación.
  • De 43 a 47 meses cotizados: 16 meses de prestación.
  • 48 meses o más cotizados: 24 meses de prestación.

Es importante tener en cuenta que estos son los periodos estándar de prestación, pero pueden haber variaciones según la normativa vigente y las condiciones específicas de cada caso.

Posibilidad de prórroga y condiciones para su extensión

En determinadas circunstancias, los autónomos pueden solicitar una prórroga de la prestación por cese de actividad una vez agotado el periodo inicial. Las condiciones y requisitos para la extensión de la prestación pueden variar según la normativa vigente y las disposiciones específicas de la Seguridad Social. Algunos aspectos a tener en cuenta son:

  1. Situación económica del autónomo: Para solicitar una prórroga, el autónomo debe demostrar que sigue cumpliendo con los requisitos necesarios y que continúa en una situación de cese involuntario de la actividad.
  2. Plazos de solicitud: Es importante estar atento a los plazos establecidos para solicitar la prórroga de la prestación. Generalmente, se establece un periodo de tiempo durante el cual se puede solicitar la extensión.
  3. Documentación requerida: Es posible que se requiera presentar nueva documentación que justifique la necesidad de extender la prestación, así como estar al corriente de pago de las obligaciones con la Seguridad Social.
  4. Revisión de la situación: La Seguridad Social puede llevar a cabo revisiones periódicas para verificar que se siguen cumpliendo los requisitos para recibir la prestación y determinar si procede la extensión de la misma.

 

Consecuencias de la denegación de la prestación

La denegación de la prestación por cese de actividad puede tener un impacto significativo en la situación financiera de un autónomo que se encuentra en periodo de inactividad laboral. A continuación, se detallan los motivos comunes de denegación y el procedimiento para recurrir una denegación.

Motivos comunes de denegación

  1. Incumplimiento de requisitos: Si el autónomo no cumple con alguno de los requisitos establecidos para acceder a la prestación, como el periodo mínimo de cotización, la situación de cese involuntario de la actividad, estar al corriente de pago con la Seguridad Social, entre otros.
  2. Falta de documentación: Si la documentación presentada no es completa, no está debidamente cumplimentada o no justifica adecuadamente la situación de cese de actividad, la solicitud puede ser denegada.
  3. Situaciones no contempladas: En algunos casos, la situación particular del autónomo puede no estar contemplada dentro de los criterios establecidos para la concesión de la prestación, lo que puede llevar a la denegación de la solicitud.
  4. Revisiones y comprobaciones: Si durante el proceso de revisión y comprobación de la solicitud se detectan irregularidades o discrepancias, la prestación puede ser denegada hasta que se aclaren dichas cuestiones.

Procedimiento para recurrir una denegación

  1. Revisar los motivos de denegación: En primer lugar, es importante revisar detenidamente la notificación de denegación para entender los motivos específicos por los cuales se ha rechazado la solicitud.
  2. Recopilar documentación adicional: Si la denegación se debe a la falta de documentación o a la justificación insuficiente de la situación de cese de actividad, es necesario recopilar la documentación adicional necesaria para respaldar la solicitud.
  3. Presentar un recurso de alzada: Una vez identificados los motivos de la denegación y recopilada la documentación necesaria, el autónomo puede presentar un recurso de alzada ante el organismo que haya emitido la resolución denegatoria (generalmente la Mutua Colaboradora con la Seguridad Social).
  4. Plazos y forma de presentación: El recurso de alzada debe presentarse dentro del plazo establecido en la notificación de denegación, que suele ser de un mes desde la recepción de la misma. La presentación puede realizarse de forma presencial o telemática, siguiendo los procedimientos establecidos por el organismo correspondiente.
  5. Seguimiento del recurso: Una vez presentado el recurso, se debe hacer un seguimiento de su tramitación para asegurarse de que se resuelva en el menor tiempo posible. En caso de no obtener una respuesta favorable, aún queda la posibilidad de recurrir en vía judicial.

 

En Arias Assessors, te ayudamos

¡No estás solo en este proceso! En Arias Assessors, entendemos lo complicado que puede resultar gestionar aspectos como la prestación por cese de actividad y las complejidades del sistema administrativo. Estamos aquí para ayudarte y brindarte la asesoría especializada que necesitas.

Si te encuentras en situación de cese de actividad y necesitas orientación para acceder a la prestación correspondiente, o si has recibido una denegación y necesitas apoyo para recurrirla, no dudes en contactarnos. Nuestro equipo de expertos está preparado para brindarte la asistencia necesaria y resolver todas tus dudas.

Recuerda que en Arias Assessors trabajamos para ti, para ofrecerte soluciones adaptadas a tus necesidades y para garantizar que puedas gestionar tu actividad como autónomo de manera eficiente y sin complicaciones.

¡No esperes más! Ponte en contacto con nosotros hoy mismo y déjanos ayudarte a encontrar la mejor solución para tu situación. Estamos aquí para apoyarte en cada paso del camino.

📞 Llámanos al 93 454 50 95
📧 Envíanos un correo electrónico a fiscal@ariasassessors.com