Por ahora, no habrá multas por no registrar el horario

Por ahora, no habrá multas por no registrar el horario

El pasado 12 de mayo entró en vigor la obligatoriedad de llevar un registro diario de jornada laboral en las empresas.

De todos modos, no habrá sanciones por incumplimiento. La Inspección de Trabajo tampoco tiene previsto poner en marcha una campaña de seguimiento específica. En este caso, dará más margen para que esta adaptación se negocie el tiempo necesario entre los empresarios y sus empleados

Esta nueva ley esta suponiendo varios quebraderos de cabeza sobre todo a pequeñas empresas. También a aquellas empresas que tienen comerciales, para los trabajadores de limpieza o para los que realizan su actividad laboral desde casa.

De acuerdo con la normativa, se enfrentan a sanciones de entre 626 hasta 6.250 euros por incumplimiento. ¿Cuándo se producirán estas sanciones? La Inspección solo irá a inspeccionar aquellas empresas en las que haya indicios claros de incumplimiento o denuncias.

Además, desde el Ministerio de Trabajo recalcan que el registro de jornada no es algo nuevo, sino que ya funciona desde años en una gran cantidad de empresas.

Esta obligación responde más a una necesidad de la Inspección de Trabajo, que se ha encontrado con problemas para controlar el cumplimiento de la normativa sobre horas extraordinarias.

Para solucionar este aspecto, se pedirá a las empresas es que se responsabilicen de llevar a cabo un registro diario de inicio y finalización de la jornada de trabajo de cada uno de sus trabajadores. Para llevar a cabo este control, hay que tener en cuenta que se deberá contar con la participación de estos mismos trabajadores para el diseño del sistema de registro. Solo en defecto de acuerdo, la empresa lo podrá implantar unilateralmente previa consulta con los representantes legales de los trabajadores.

Cabe recalcar, que actualmente están proliferando ya las aplicaciones para móvil para llevar a cabo el registro de jornada en las empresas, aunque con algunos inconvenientes. Según algunos expertos, la empresa obliga a instalar estas apps en el teléfono de la empresa, pero la cuestión no está tan clara si el teléfono es el personal.